psicoweb Psico-web.com
  Inicio
  Educación
  Filosofía
  Psicología
  Salud
  Sexología
  Sociología
  Otros escritos
  Contáctenos

 

 Personalidad - Concepto

¿Qué es la Personalidad?

No existe una definición de “personalidad” que sea comúnmente aceptada por quienes, dentro de la psicología científica, se han dedicado y vienen ocupándose de su estudio. Es imposible definirla sin antes llegar a un acuerdo al respecto del marco de referencia teórico dentro del cual será considerada.

Etimológicamente, personalidad parece muy próximo al latinomedieval personalitas, que, a su vez, se considera como derivación del uso en latín clásico del término persona. En sus orígenes,  persona se utilizaba para designar las máscaras o caretas que los actores romanos empleaban en sus representaciones.

Una multiplicidad de definiciones puede reducirse mediante su agrupación en una serie de cinco categorías.

1. Definiciones aditivas u ómnibus

La personalidad es entendida como la suma de todas las características que posee y definen a un individuo. Por ejemplo: “La personalidad es una configuración de tipo único... Personalidad es el agregado de procesos y estados psicológicos del individuo” (Linton, 1945). Similares rasgos se encuentran en las definiciones de Murphy (1947), Maddi (1972), Pervin (1978) y otros.

 

 

2. Definiciones integrativas o configuracionales de personalidad

Se considera la personalidad como el conjunto de elementos y características que definen a un individuo, haciendo hincapié en el carácter organizado y estructurado que presentan tales características. Algunas definiciones de esta categoría implican que la personalidad es susceptible de cambiar siguiendo las evoluciones del desarrollo. Por ej.: “La personalidad es un sistema contenido en una matriz de sistemas socioculturales. Es una ‘estructura interior’ encajada en ‘estructuras exteriores’ y en interacción con ellas” (Allport, 1961). Murray y Kluckhon (1965) también han definido la personalidad en términos similares, entre otros.

3. Definiciones jerárquicas de la personalidad

Estas definiciones acentúan el carácter estructural y de ordenamiento que confiere a cada elemento un significado particular dentro del marco total de la personalidad. Se hace particular énfasis en la naturaleza jerárquica de las relaciones entre los elementos componentes de la personalidad.
En la cúspide de esta organización piramidal se encuentra el elemento rector, determinante fundamental de la conducta del individuo, recalcándose de esta manera la dimensión motivacional de la personalidad. La discrepancia surge a la hora de identificar dicho elemento dinamizador y rector de la conducta.
Por ej.: “La implicación de todos los modelos jerárquicos de la personalidad es de que algunas entidades internas sustentan a otras, y que sus interrelaciones dinámicas determinan o producen la conducta que exhibe la persona” (Mischel , 1968). Sanford (1963), Cattell (1972) e Eysenck (1952) también se destacaron dentro de esta categoría, entre otros.


Personalidad

4. Definiciones en términos de ajuste

Se refieren a la personalidad como conjunto integrado y organizado de características de un individuo, que va a determinar su peculiar ajuste al medio. Hay aquí un énfasis en las implicaciones adaptativas del término. Por ej.: “La personalidad es la organización dinámica, dentro del individuo, que aquellos sistemas psicofísicos determinan sus ajustes únicos al ambiente” (Allport, 1937). Definiciones con características similares pueden ser encontradas en Lundin (1966), Stagner (1961) y Mischel (1979), entre otros.

5. Definiciones en las que se subraya el carácter distintivo de la personalidad

La personalidad, en este sentido, es la base de diferenciación entre los individuos. Por ej.: “La personalidad consistiría, pues, según este criterio, en lo propio del comportamiento de cada cual” (Pinillos, 1975). Autores en los que esta categoría puede encontrarse implícita son Sanford (1963), Allport (1937) y Murphy (1947), entre otros.

Bermúdez Moreno: el término personalidad hace referencia a la organización relativamente estable de aquellas características estructurales y funcionales, innatas y adquiridas bajo las especiales condiciones de su desarrollo, que conforman el equipo peculiar y definitorio de conducta con que cada individuo afronta las distintas situaciones.

Nuttin: la noción de personalidad no designa al individuo humano concreto, sino que se refiere a una construcción teórica que el psicólogo establece partiendo de los fenómenos concretos que constituyen el objeto propio de su ciencia, a saber, los comportamientos (en sentido amplio). Es decir, dicho término es una abstracción científica. Los comportamientos de una persona constituyen una serie de fenómenos cuya variabilidad se sitúa dentro de un esquema bastante estable y consistente, que da a ese comportamiento una cierta unidad y continuidad de significación.


Aspecto diferencial y aspecto general del concepto de personalidad

Se pueden distinguir dos aspectos en el estudio de la persona humana: el aspecto diferencial y el aspecto general. Antes de ser una noción de la psicología individual, el concepto personalidad pertenece al estudio general del comportamiento humano (psicología general), como manera típica y única de funcionamiento psíquico. Esta forma de vida psíquica que constituye la personalidad se caracteriza, entre otras cosas, por un extraordinario desarrollo de las funciones cognoscitivas, lo cual permite al individuo percibir y reconocer tanto el mundo exterior como su propio mundo interior. Esta percepción y conocimiento, o conciencia, de sí es una forma de posesión de sí mismo, elemento esencial de un psiquismo personalizado.

En cuanto a la diferenciación profunda entre los individuos, ésta es la consecuencia de la forma especial de vida psíquica que caracteriza la personalidad.

En otras palabras, proponemos mantener los dos aspectos en la significación del término personalidad en psicología: el aspecto humano en general y el aspecto diferencial. La importancia tan especial que adquiere este último, en el hombre, se basa en esa forma específica de la vida psíquica que constituye la personalidad en el sentido humano en general. Esa forma específica de vida psíquica se caracteriza esencialmente por funciones cognoscitivas más evolucionadas, lo que da a esta vida una interioridad, una conciencia y un “contenido” que abarca el mundo de los objetos y de los otros sujetos. Cabe destacar que el estudio diferencial de la personalidad trata también de descubrir ciertas leyes generales.

 


Palabras claves: personalidad, definiciones, perspectivas, aspecto diferencial y aspecto general

Copyright ® 2007-2013 - Psico-web.com - Argentina