psicoweb Psico-web.com
  Inicio
  Educación
  Filosofía
  Psicología
  Salud
  Sexología
  Sociología
  Otros escritos
  Contáctenos

 

 Sexualidad: mitos, prejuicios y tabúes

 
Mitos y prejuicios de la sexualidad

     

En pleno siglo XXI, un compromiso social y educativo consiste en revisar los mitos, prejuicios y tabúes que dificultan el abordaje de la sexualidad humana desde una perspectiva de género. Estas creencias están enraizadas en arcaicas estructuras socioculturales que relacionan la sexualidad con lo prohibido, lo sucio, lo oculto, lo ominoso. “La inseguridad que manifiestan los docentes expresa, en gran medida, esta dimensión desconocida que otorgan sus propios procesos de construcción de la sexualidad” (Laski, 2001: 107). Es así que en torno a la sexualidad se han construido distintos mitos y prejuicios a lo largo de la historia. Muchos de ellos son reproducidos por el mismo sistema educativo, a través de lo que se denomina "currículum oculto".
 

 

El término mito refiere a una narración que describe y retrata, en lenguaje simbólico, el origen de los elementos y supuestos básicos de una civilización. Son elementos fundamentales para comprender la vida individual y cultural de un pueblo. Sin embargo, no siempre reflejan la realidad de un modo claro y preciso, ya que pueden llegar a constituir fantasías colectivas, producto de la imaginación, que se afianzan fuertemente en la psiquis individual.
En íntima relación con los mitos, e incluso llegando ser análogos en ciertas ocasiones, encontramos los prejuicios. Éstos constituyen juicios de valor anticipados, sin cabal conocimiento sobre aquello que se juzga y basados generalmente en conceptos erróneos. Muchas veces la falta de conocimiento lleva a la construcción de los mismos.

 




 
 

Nadie nace con prejuicios, sino que son adquiridos a través de la crianza y de la educación, incorporándose al sistema de valores del individuo y traduciéndose generalmente en actitudes de discriminación hacia aquellos sobre quienes recaen.

Los mitos y prejuicios en torno a la sexualidad pueden identificarse en múltiples ámbitos y situaciones a través de distintos decires que dan cuenta de un entendimiento erróneo y prejuicioso de la sexualidad humana. Ejemplos paradigmáticos de estas concepciones pueden hallarse en opiniones como las siguientes:

La sexualidad empieza en la adolescencia. Es lo que hacen un hombre y una mujer cuando están juntos. Pero la sexualidad no es algo bueno, no podemos hablar de ella en cualquier lado.

Una muchacha no puede embarazarse la primera vez que tiene relaciones sexuales.


Las mujeres se ponen insoportables cuando le viene la menstruación.


Una muchacha puede quedar embarazada aún si un muchacho no eyacula dentro de ella.


Las mujeres no pueden hacer cosas de hombres, como construir una casa o jugar al rugby. Lo mismo que si un hombre hace danzas, seguro que es gay.


El varón debe llevar la delantera en las relaciones sexuales.


Los hombres no lloran.


Un hombre con un pene más grande puede satisfacer más a una mujer que un hombre con un pene pequeño.


Masturbarse puede producir enfermedades mentales, incluso puede generar la aparición de pelos en las manos.


El SIDA tenía que venir, es una manera de terminar con la liberación sexual de los últimos años.


¿Por qué tengo que preocuparme del SIDA si no soy homosexual, ni drogadicto y tengo una pareja estable?

Estos mitos y prejuicios han generado siempre discriminación. Discriminar es la acción de separar, de dividir, de mantener aislado a quien se considera diferente; es privar a alguien, debido a su diferencia, de gozar de los mismos derechos que el resto de las personas. Discriminar es no aceptar las diferencias, pretender que todos sean iguales a uno, acercarse sólo a aquellos idénticos a uno, cerrando espacios de intercambio social.

 

 

 Palabras claves: sexualidad, mitos, prejuicios, educación


 

Copyright ® 2007-2013 - Psico-web.com - Argentina